Mi primer semana en Roma

Hacerse cargo de los sentimientos vaya que es difícil, hoy hace 9 días que llegue a Italia, hace 9 días que salí de Buenos Aires despidiéndome de mi familia y amigos. javi-ponte-sisto
En Italia las personas que conocí y el darle para adelante, hicieron que no me haga cargo de lo que estaba pasando, pero hace dos días, con una mudanza a una habitación propia, tener una cocina y un mate para mí solo me hizo caer en el lugar que estoy. Que la decisión que tome fue difícil antes de irme y es más difícil ahora que me fui.

Cuando llega un mensaje de las personas que amo, se me ilumina la cara; porque lo difícil de todo esto, son los pequeños momentos en los que no podes compartir lo que viviste ese día, y en mi cabeza surgen muchos pensamientos sobre qué hacer para que las cosas sucedan más rápido, tener todos los papeles y comenzar la travesía.

Esta primer semana que paso, me encontró caminando mucho por Roma, y voy a caminarla mucho más. Alguien ya lo habrá dicho, pero esta ciudad es increíble; caminando a cualquier lugar conocido siempre vas a encontrar otra cosa igual o más sorprendente de la que nunca escuchaste hablar. La Fontana, El Coliseo, Plaza España, son lugares increíbles pero también lo son otros con menos turistas perdidos en callecitas que apenas pasa un auto, como las Quattro Fontane de Francisco Borromini, los Museos Nacionales Romanos, ver la maravillosa expresión lograda en el Éxtasis de Santa Teresa escultura de Lorenzo Bernini. Borromini y Bernini, arquitectos y escultores que no se querían nada, y en algunas de sus obras lo demuestran, Roma está llena de estas historias en cada paso que damos y es voluntad nuestra estar abiertos a escucharlas, o solo pasar de largo sacando la foto para la red social que tengas.

El viaje recién comienza y estoy feliz de haber tomado la decisión de correr atrás de un sueño, aunque este sueño me aleje de las personas que más quiero por un tiempo.